Existen varias etapas para la reparación y el tratamiento de pavimentos en Girona que consisten en sanear y reemplazar pequeñas zonas superficiales del concreto. Hay partes que suelen ser más vulnerables, como las juntas de dilatación, produciendo quebraduras, roturas y desprendimientos de algunas lajas de suelo.

Los trabajos de reparación y tratamiento de pavimentos en Girona se realizan siempre que no afecte a más de un tercio del espesor del propio suelo. Durante el proceso de reparación, primero se realiza la demarcación del área, seguida de la remoción del material dañado y relleno de la losa.

- Etapa de demarcación

Consiste en delimitar el área deteriorada de la zona visible del daño. Para delimitar la zona afectada, tenemos que ampliar nuestro rango de acción, ya que cerca de la zona de rotura pueden existir fisuras ocultas. Para asegurarnos de que la zona a tratar esté sana, podemos dar pequeños golpecitos alrededor de la parte afectada con un martillo u objeto metálico que nos garantice el buen estado del concreto. Cuando golpeamos el concreto sano y en buen estado, el sonido que debemos escuchar es de tipo metálico y acampanado.

Es recomendable que el perímetro de seguridad con respecto a la superficie dañada sea de 10 cm. Para los casos en que haya dos zonas dañadas contiguas, lo mejor será trabajar ambas con una única reparación.

- Etapa de remoción

Cuando hemos marcado la zona con formas rectilíneas, procedemos a cortar el pavimento con una amoladora. Posteriormente, se usa el martillo neumático para poder retirar bien todo el hormigón dañado y afectado.

- Etapa de limpieza

Se limpia la superficie antes de aplicar el puente de adherencia mediante hidrolavado, aire comprimido o arenado. En esta etapa se eliminan elementos inestables que provocan puntos de debilidad susceptibles a la rotura.

Si tienes alguna duda, puedes dirigirte a Pavimentos Aplifort. ¡Te asesoramos sin ningún compromiso!